La diferencia de los detectores de oro, con los detectores de metales es únicamente la sensibilidad, es decir, clasificamos como detector de oro, a todos aquellos detectores que superan en 10 o más Khz, la frecuencia sean capaces de detectar pepitas de oro en estado natural muy pequeñas.